martes, 25 de agosto de 2015

POLÍTICOS BATTLE QUEDA EN HIATUS

Debido a la falta de mi ayudante en esta novela, la serie de Políticos Battle queda en pausa hasta nuevo aviso. Es muy posible que se restaure a finales de 2015. ¡Un enorme saludo amigos!

domingo, 7 de junio de 2015

Capítulo 1 - Abducido

Son las ocho de la mañana y empieza a salir el sol entre las montañas. Los
rayos del sol entran en mi habitación y me dan en la cara. Al final me
despierto y corro las cortinas para que no me moleste el insoportable sol.
Después de eso, entra mi madre mientras besa su collar con la cruz de
Cristo.
– Sal a desayunar –Dijo mi madre.
Le respondí que no tenía ganas de desayunar. Mi madre rebufó y se fue de
mi habitación, todavía besando su cruz.
Más tarde, bajé las escaleras y fui directo a la cocina. Estaba mi madre y mi
padre. Mi madre estaba preparándose para ir a la Iglesia y mi padre estaba
leyendo el periódico de hoy, junto con su fotografía de Francisco Franco.
– ¡Qué asco de rojos! Toda la vida dando por culo a los verdaderos
hijos de la patria –Dijo mi padre indignado mientras basaba la foto
de Franco.
– Rezaré un rosario por el alma de esas ovejitas descarriadas –Dijo mi
madre mientras se limpiaba unas lágrimas de la cara.
Estaban indignados por la reciente huelga de obreros. No ven lógico que se
quejen por trabajar quince horas al día, cobrando menos del mínimo.
Mis padres son unos retrógrados, religiosos extremos y homófobos de
niveles gigantescos, rozando lo ridículo y lamentable. Por suerte, yo tengo
la mente más abierta y adaptada a este siglo.
Por supuesto, ellos no saben que soy homosexual. Y hasta tengo novio.
Si lo digo, seguramente mis padres me expulsarán de casa en menos que
canta un gallo. Ya soy mayor de edad y estoy terminando el bachillerato.
Sé que es triste esconderse, pero no puedo arriesgarme.
No tengo dinero y no puedo ir a casa de otros familiares, ya que toda mi
familia es exactamente igual a mis padres.


Ya falta poco para que termine este tormento y pueda tener un trabajo y
casa propia, sin obligaciones ni nada. Libre como un pájaro.
Hoy es domingo, día de misa. Mis padres ya estaban preparados para ir a la
Iglesia. Yo aún seguía en pijama y no tenía ganas de ir a esa ‘secta’.
– Mamá, hoy no tengo ganas de ir a misa.
– ¿Qué te ocurre? –Dijo mi madre con un tono de amargor.
– No me encuentro muy bien. Creo que iré a descansar –Dije mientras
fingía que tenía mareos y tos.
– Allá tú. No te quejes cuando estés ardiendo en el infierno.
Después de la ridícula conversación, mi padre y mi madre salieron de casa
mientras susurraban el ‘Padrenuestro’.
Yo fui directamente a mi habitación. Me cambié de ropa, cogí las llaves y
me fui a casa de mi pareja, mientras caminaba con un gesto victorioso.
Mi pareja se llama Yoic Rui es mayor que yo. Él tiene veintidós y yo tengo
dieciocho años.
Nos conocimos en un Salón del Manga, en un concurso de ‘Kame Hame
Ha’. Él era mi pareja en el concurso y saltó chispas de amor. Ya hace un
año de eso y aún me sigue gustando más como en el primer día.
Vive en unos apartamentos cerca de mi casa. Entre en el ascensor y me
dirigí a la séptima planta. Al llegar, toqué su puerta y me recibió con los
brazos abiertos. Yo le abracé, le besé y me fui al salón y me senté en el
gigantesco sofá con él, empezamos hablando de nuestra semana.
Solo nos vemos un día a la semana. Él tiene que trabajar y no quiero que
mis padres sospechen. Mis retrógrados padres lo conocen, les presenté
como mi ‘amigo’.
Mis padres no ‘aprobaron’ mi ‘amistad’ porque es ateo y está a favor del
aborto. Me prohibieron que fuese amigo suyo, pero la advertencia me la
pasé por el forro, claramente. Después de una extensa y agradable charla,
Yoic lanzó su famosa pregunta:
– Jushi, ¿Cuándo dirás a tus padres que eres…
– ¿Otra vez? No puedo decir nada porque no quiero que me tiren de
casa –Le dije interrumpiéndole.
– Sabes perfectamente que te puedo acoger.
– ¡No quiero ser una carga para ti! Cuando termine el bachillerato y
consiga un empleo, se lo contaré a mis padres y me iré contigo a
vivir.
– Bueno, como tú quieras –Dijo rascándose la nuca.
De repente, Yoic se levanta bruscamente del sofá y se va al armario donde
guarda su colección de películas, y saca una bolsa con algo dentro.
La bolsa era de una tienda de videojuegos.
– Ten, esto es para ti –Dijo mi pareja con una sonrisa dulce en su
rostro.
Lo cogí y desenvolví el papel de regalo. Al ver lo que era, me puse a saltar
de alegría.
– ¡El juego Death Cyborg 2015! ¡Que puta pasada! –Dije ilusionado.
Death Cyborg es una franquicia de juegos que mis padres lo considera
‘satánicos’ para mí. Piensan que lo videojuegos violentos, te convierten en
un asesino. Gilipolleces de la gente imbécil.
– Vaya, parece que te gusta –Dijo Yoic sonriendo.
– ¿Qué si me gusta? ¡Esto es un regalazo! No sabes las ganas que
quería jugar a este videojuego ¡Muchas gracias mi amor!
Salté encima de él y nos caímos al sofá. Le quería recompensar por el
detalle que ha tenido conmigo, así que lo hicimos salvajemente en el sofá.
Y sin protección.
Después de eso, me vestí y me despedí de Yoic.
Aún no ha acabado la misa, pero no me fío de mis padres. Así que al
volver, entré con sigilo y metí el videojuego dentro de mi camiseta.
Por suerte no estaban.
Enchufé la consola y coloqué el disco. La pantalla se puso en blanco y
estuvo así como cinco minutos.


– ¿Qué le pasa a la consola? –Dije golpeando la dichosa ‘J-BOX 666’.
– Será cosa de la tele, supongo…
Me acerqué a la pantalla de la televisión y puse la mano. Algo extraño
pasaba, podía atravesar la pantalla
– ¿Qué coño…
De repente, la pantalla empezó a absorberme y yo estaba totalmente
asustado. No podía poner resistencia. Así que el televisor me abdujo por
completo y me quedé totalmente inconsciente.
No sé cuánto tiempo estuve dormido. Pero al despertarme poco a poco, me
encontré en un prado. Un prado con mucha vegetación, de fondo se veía
muchas montañas y árboles. Hacía un viento agradable.
Me levanté y miré los alrededores. No se oía ningún pájaro.
– ¿Dónde me encuentro?
Decidí dar una vuelta para conocer el sitio.
Estuve al menos dos horas caminando pero no había nada que pudiese
reconocer. Me metí en un bosque.
El lugar estaba oscuro y no se oía nada en el interior, solo las hojas
moviéndose por el viento. El lugar me daba escalofríos por cada paso que
daba.
– Ojalá estuviese Yoic para protegerme –Dije en voz baja para no
despertar a ninguna criatura del bosque (si hay).
Cuando más caminaba, más oscuro se hacia el lugar. Más tarde, me percaté
de una luz que veía muy lejos. Fui directo a esa luz.
– ¿Será la salida?
Al llegar, no era ninguna salida. Me encontré con una especie de aparato
parecido a un bastón que brillaba como si fuera el sol.
Me acerqué a esa cosa con un poco de miedo y lo agarré. Brillaba tanto,
incluso tenía que taparme los ojos para que no me cegase.


El aparato empezó a brillar mucho más. De repente, una gran fuerza que
salía del bastón, hizo que me tirase al suelo. La luz se disminuía poco a
poco, hasta un punto que ya dejó de brillar.
– ¿Qué pasó? –Dije volviendo a coger el bastón, mientras me sacaba el
sudor de mi frente.
Al ver mis manos, me fijé de que tenía guantes, me percaté de que mi
vestimenta cambió. Esto me estaba empezando a asustar, hasta que oí una
voz desconocida.
– ¡Hola! –Dijo la voz detrás de mí.
Mi cuerpo se congeló por completo. La voz se acercaba cada vez más.
– ¡No tengas miedo, amo! –Dijo cerca de mi oreja.
En ese instante, empecé a gritar y me acorralé en un árbol temblando del
pánico.
– ¡¿Qui… qui… Quién eres tú?! –Dije aterrorizado.
La criatura se acercaba cada vez más, hasta que mostró su rostro.
La criatura era… Hmm… ¿Rajoy?
– ¿Tú eres Mariano Rajoy?
– Sí, sí, el mismo que viste y calza –Dijo saltando y sonriendo.
– Pero, ¿Qué demonios está pasando?
– Estás en el mundo de la Escoria, Joshi
– ¿Qué es el mundo de la Escoria? –Dije algo intrigado.
Rajoy se sentó a mi lado y me lo explicó.
– Verás, el mundo de la Escoria es un mundo dimensional donde existe
toda la escoria social. Desde hace muchísimos siglos, la escoria
social ha atravesado el portal, quedándose en la Tierra y
reproduciéndose con las criaturas del otro mundo. Ya es el momento
de parar esto y que las criaturas de nuestro mundo vuelvan a su
lugar. Así que te he elegido a ti, para que puedas parar esta locura.
Yo me quedé a cuadros cuando escuché esto. O sea, los canis y chonis,
¿son de este mundo? Y… ¿Mis padres también?


– Bueno, ¿y cómo hago eso? –Dije con un tono de cachondeo.
– Matar a la escoria de este mundo. Tienes que aniquilar a un 50% de
la población del mundo de la Escoria. Cuando más escoria matas en
este mundo, más escoria desaparece en la Tierra. Cuando hayas
matado ese porcentaje, no habrá más escoria en la Tierra y podremos
cerrar el portal para que no entren en la Tierra –Dijo el alegre
político corrupto.
Rajoy se acercó al bastón y me lo entregó.
– Esto es para ti, chico. Procura no perderlo
– El bastón… –Dije volviendo a agarrar el aparato.
– Es el bastón legendario, con esto debes…
De repente, empezó a temblar el suelo, se acercaba unos gigantescos pasos
y se escuchó un poderoso rugido.
– ¡Agh! ¡Qué pasa! –Dije asustado.
Entre los árboles apareció una criatura gigantesca, parecía humano, tenía
mascarilla, unas uñas rojas largas, cara de pocos amigos y en su pelo, tenía
unos rulos puestos. Pude identificar la criatura. Era una madre del AMPA.
– ¡Dios mío! ¡Es una madre del AMPA! –Dijo Rajoy aterrado.
– ¿Son peligrosas?
– Las madres del AMPA suelen ser muy agresivas, su ataque ‘Censura
televisiva’ puede desintegrar a cualquier ser vivo.
– ¡Qué miedo! –Dije contemplando a la horrorosa criatura.
Rajoy quiso protegerme, y fue directo a atacar a la madre del AMPA.
Rajoy es más pequeño que ella. La madre sacó sus zarpas y apartó a Rajoy
de un arañazo, haciéndole sangrar mucho y cayó al suelo de golpe.
– ¡Rajoy!
Fui directo hacia él y vi un enorme arañazo en su cuerpo. Estaba sangrando
mucho. Rajoy se levantó y fue otra vez a la madre del AMPA.
– ¡Ataque Tongo! –Dijo Rajoy con todas sus fuerzas, mientras salía
una gran bola de fuego de su mano.
Lanzó su ataque a la enemiga, pero no dio resultado. Mediante rugidos, la
madre gritó su ataque.
– ¡Censura Televisiva!
La enemiga abrió su enorme boca, llena de colmillos podridos, y lanzó un
rayo desintegrador, dándole a Rajoy de lleno.
Rajoy volvió a caer al suelo totalmente carbonizado, por suerte, aún estaba
con vida. Fui directo hacia él con lágrimas en la cara.
– ¿Te encuentras bien?
– S-Sí… Joshi, coge el bastón… E-Este bastón hará que suba de nivel.
El bastón está unido a tu alma. Solo tienes que ofrecer al bastón tu
libertad de expresión para poder subir de nivel y renacer en otra
criatura –Dijo Rajoy tosiendo sangre.
– Va-vale… –Dije agarrando el bastón.
Decidido, grité las siguientes palabras:
– ¡Te ofrezco mi libertad de expresión!
El bastón empezó a brillar y soltó un rayo de luz, iluminando a Rajoy.
Un potente estallido de luz salió de Rajoy. Escuché esta frase:
– ¡Rajoy evoluciona en… FRANCO!
De esa luz, aparece una figura totalmente nueva.
Era Francisco Franco, Rajoy ha evolucionado.
– Increíble –Dije contemplando su evolución
– Gracias a ti, he podido evolucionar –Me dijo Franco con una sonrisa.
Franco saltó hacia la madre del AMPA con una sonrisa victoriosa, estaba
preparado para el combate. La madre vuelve la lanzar la ‘Censura
Televisiva’, pero él pudo esquivarlo y dio un puñetazo a la enemiga. No fue
muy efectivo, pero si le restó algo de vida. La enemiga sacó sus zarpas y
empezó a atacar a Franco. Pero no lograba darle. Franco era muy veloz y
esquivó todos los ataques. Se nota que es un nivel superior al de Rajoy.
Cansado del juego, Franco decidió terminar el combate con su ataque
mortal.


– ¡Golpe Fascista! –Gritó Franco.
Fue a toda velocidad a la cara de la madre y le soltó su ataque. Gigantescos
puñetazos de fuego acribillaron a la enemiga. Un ataque que mató a la
madre del AMPA en un santiamén. Franco ganó.
Fue un momento que se me erizó el vello de todo el cuerpo. Estaba muy
contento por la victoria.
Franco regresó al suelo y volvió a convertirse en Rajoy. Fui directamente
para abrazarle y celebrar su triunfo.
– ¡Wow, increíble! ¡Has estado excepcional!
– No lo hubiera hecho sin tu ayuda, tú me ofreciste tu libertad de
expresión –Dijo algo ruborizado.
– O sea, que con este bastón hace que subas de nivel.
– Sí, tú eres uno de los cinco elegidos. Dominas uno de los cinco
bastones. Tú me controlas a mí –Dijo Rajoy.
– ¿Hay más bastones legendarios?
– ¡Claro! Yo soy una escoria legendaria que he despertado gracias a ti,
para poder arreglar el problema que hay entre ambos mundos. En
cada bastón, se encuentra dormido una escoria legendaria, esperando
a su elegido de la Tierra. De momento solo he despertado yo, porque
no siento el aura de los demás legendarios.
– ¡Yo puedo ayudar a encontrar a los otros elegidos! –Dije muy
confiado.
Rajoy se alegró y me confió el trabajo. Después de eso, decidí regresar a mi
mundo, pero…
– Escucha, ¿Qué hago para regresar a la Tierra?
– Tienes que decir ‘Regreso’ –Contestó el político corrupto.
Grité esa palabra y espere acontecimientos. De repente, una luz me
iluminó. Cerré los ojos. Al volver abrirlos, estaba en mi habitación.
La pantalla del televisor indicaba ‘Game Over’. Saqué el disco, lo volví a
meter en la carátula y lo escondí para que mis padres no lo viesen.
Ha sido una gran experiencia y estoy muy encantado de ser uno de los
cinco elegidos. Me tumbo en mi cama, pensé en Yoic y el detalle que ha
tenido conmigo.
Después de eso, mis padres regresaron muy tranquilos. Lo bueno que tiene
la misa, es que ellos regresan muy amables y contentos.
– Hijo, ¿ya te encuentras mejor? –Dijo mi madre desde el salón.
– Sí, mucho mejor –Grité.
– ¡Me alegro! ¡Para comer, te prepararé Lasaña!
– Bien, mi plato favorito –Pensé.
Mañana regresaré al mundo de la Escoria, pero esta vez con mi novio.

sábado, 30 de mayo de 2015

Capítulo 0 - Prólogo

A escondidas, me metí en mi habitación y enchufé la consola. Saqué la bolsa que tenía dentro de mi camiseta. 

Dentro de la bolsa, estaba el videojuego que mis retrógrados padres me prohibieron comprar. Le quité el envoltorio de protección, ese olor a producto nuevo siempre se quedará en mis fosas nasales. Abrí la caja y saqué el disco con mucho cuidado y lo coloqué en la videoconsola.

Nunca sabría que esa acción podría cambiar mi vida para siempre. Por cierto, me llamo Jushi Yomi y soy anarquista, illuminati, emo, metalero y homosexual. Se puede decir que lo tengo todo (risas).